El capítulo de hoy destella un poco, aproximadamente 20 años, hacia la última parte del último reinado del rey de Judá antes del saqueo babilónico de Jerusalén. Ese tipo de cambio de horario ocurre a veces en el libro de Jeremías, dado el hecho de que no está organizado según una cronología estricta. El capítulo comienza al informarnos que Dios le dio a Jeremías una respuesta a la pregunta del Rey Zedekiah (vs.1-2) – un hecho que fue en sí mismo misericordioso. Sedequías envió dos mensajeros a Jeremías con el pedido de que preguntara a Jehová en su nombre (vs.2a). ¿La ocasión? Para usar las palabras de los mensajeros, “Nabucodonosor rey de Babilonia hace guerra contra nosotros” (vs.2b). ¿La esperanza? “Tal vez el Señor nos tratará de acuerdo con todas sus maravillosas obras, para que el rey pueda alejarse de nosotros” (vs.2c).

Ahora no cometa el error de pensar que Sedequías era un rey humilde que amaba a Dios, amaba a la gente, estaba haciendo lo mejor que podía, y deseaba fervientemente la intervención de Dios para la gloria de Dios. Eso no es lo que está sucediendo aquí. Este rey estaba voluntariamente sordo a los mensajes que Dios le dio a él y al pueblo de Judá durante los once años de su reinado (597-586 a. C.). Y una de las maneras en que sabemos que él estaba voluntariamente sordo a lo que el Señor había estado diciendo es porque esperaba que el SEÑOR hiciera un milagro, una obra maravillosa, y enviara al rey de Babilonia en nombre de un rey y gente terriblemente impenitente. . A pesar de toda la verdad, escuchó que usaba el lenguaje de las próximas profecías de Jeremías, un higo malo (Jeremías 24: 8) que era un mal rey que hacía lo malo ante los ojos de Jehová (Jeremías 52: 2) .

Es algo notable cuando un hombre que ha estado bajo la predicación de la Palabra de Dios no solo se rehúsa a ser condenado, sino que continúa sintiéndose con derecho. Las reprimendas proféticas se le escaparon de la conciencia como el agua de la espalda de un pato, y por eso, incluso cuando las cosas llegaban a la masa crítica, no veía por qué un trabajo maravilloso no podría haberle sucedido, como si no hubiera habido una crítica diferencia entre el rey que era y el rey que fue Ezequías. Si Dios provocó la liberación sobrenatural de los asirios, ¿por qué no pudo liberar a los babilonios de la liberación sobrenatural? Ezequías tuvo a Isaías; él tenía a Jeremías; y esto fue, tal vez pensó, la oportunidad de Jeremías de ser “el próximo Isaías”.

Bueno, la esperanza de los malvados no llega a nada (Proverbios 10:28) y Zedekiah recibió la respuesta que debería haber esperado, un enfático no. De hecho, Dios dijo a través de Jeremías,

He aquí, yo volveré las armas de guerra que están en tus manos, con las cuales peleas contra el rey de Babilonia y los caldeos que te sitian fuera de los muros; Y los reuniré en medio de esta ciudad.” (vs.4b)

 

Si todo lo que el pueblo de Judá tenía que preocuparse era de los babilonios, las probabilidades aún habrían sido en contra de ellos; pero, por muy improbable que pudiera haber sido, podrían haber esperado deshacerse del trastorno militar. Pero Babilonia no era su único problema; ni era su mayor problema. Dios era Y si Dios estuviera en contra de ellos, las probabilidades nunca serían para ellos. Dios vencería sus esfuerzos de autodefensa (vs.4); Su “brazo fuerte” y su “mano extendida” los entregarían a (y no desde) los caldeos (vs.5); y, como consecuencia del asedio y del juicio del pacto prometido, tanto el hombre como la bestia morirían de una gran peste (vs.6).

Pero Dios no había terminado. Había más. Un mensaje con aplicación personal para Sedequías: él y todos los que sobrevivieron a la peste, la espada y el hambre serían entregados en mano de Nabucodonosor y él no los perdonaría ni tendría compasión ni piedad (vs.7). Seguramente no la respuesta que Sedequías quería escuchar; pero, de nuevo, realmente no había querido escuchar nada más que Dios tuviera que decir tampoco.

Pero Dios no lo dejó a él ni a Judá sin consuelo. Aunque la conquista era inevitable, la muerte no tenía que ser (vs.8). Había una salida. La salida fue sorprendente. No lo hubieras esperado. Estoy seguro de que muchos se negaron a creerlo. La salida fue la rendición: el que salga y se rinda a los caldeos que lo sitian vivirán y tendrán su vida como premio de guerra (vs.9b ESV). Si la gente se quedaba en el curso en el que estaban, morirían, pero si dejaban la ciudad y se rendían al Rey de Babilonia, vivirían.

Sorprendente de hecho. Pero encaja en un patrón con el que estamos familiarizados: las formas de liberación de Dios son sorprendentes. Lo mismo ocurre con el Evangelio: Cristo crucificado, para los judíos una piedra de tropiezo y para los gentiles la necedad (1 Corintios 1:23). ¿Quién hubiera pensado que la salida del castigo eterno sería rendirse a un Rey crucificado? Pero es. Es la única forma. Si una persona permanece en el curso de la falta de arrepentimiento y la incredulidad, tal como lo hizo la gente en Judá, el juicio es inevitable. Pero si uno se rinde ante el rey que es infinitamente más grande que Nabucodonosor, aquel que, sí, fue crucificado y sepultado, pero también resucitó y ascendió, recibirá un premio mucho mayor que el del que se habla en Jeremías 21: 9 y escapará un castigo mucho peor que el descrito en Jeremías 21:10. Recibirán una nueva vida en Cristo en el aquí y ahora, que es una novedad de vida que nunca termina.

No cometas el error que hizo Sedequías: no esperes la liberación sin arrepentimiento. Si aún no lo has hecho, ríndete a Jesús, aléjate de tu pecado y cree las buenas nuevas de que Dios ha hecho una salida. Y aún más sorprendente que los medios, un Salvador crucificado y resucitado, es el motivo (al menos parte de él). Dios lo hizo de esa manera, no solo para su gloria (1 Juan 2:12) sino también por su gran amor a los pecadores Él haría santos (Efesios 2: 4).