Etiqueta: Israel

El retorno verdadero y la motivación final (Jeremías 4:1-2)

Un tema prominente que corrió a través del capítulo tres de Jeremías fue el llamado del Señor a su pueblo rebelde a regresar. Llamadas como “Vuélvete a mí” o “Vuelve, oh niños que se reincorporan” ocurren cuatro, cinco veces, en los veinticinco versículos de ese capítulo. Ese sentimiento se traslada a los primeros cuatro versículos del capítulo cuatro. De alguna manera, Israel expresó su deseo de regresar (Jeremías 3: 22b-25) y ahora, como un padre que ofrece a su hijo un ímpetu para la obediencia, el SEÑOR extendió a Israel un último incentivo para ser realizado mientras cerraban la puerta a la idolatría y caminé a través del umbral de la obediencia. Pero primero Él hizo las condiciones claras:

1a “Si vuelves, oh Israel”, dice el Señor, “Vuélvete a Mí; Y si guardas tus abominaciones fuera de Mi vista, “

Dios quería un regreso real. Dios no quería que fuesen simplemente ‘dichos del arrepentimiento’ sino ‘hacedores de arrepentimiento’. “Si regresas, oh Israel … regresa a Mí.” Es como si el SEÑOR estuviera diciendo: ‘Si ese es realmente tu corazón, Israel , entonces hacerlo. Actúa sobre eso. Camina de una manera que demuestre la validez de tu deseo previamente declarado. “Y, para que no haya confusión en cuanto a cómo se vería, el SEÑOR expuso sobre la condición -” y si apartas tus abominaciones de mi vista “. ”

Volver significaba dejar las cosas atrás; a saber, las cosas (y los comportamientos) que eran abominables a los ojos de Dios. Significó regresar completamente y no hipócritamente (ver Isaías 1:13), también en palabra (Jer. 9: 3); en humildad, no en santurronería (véase Jeremías 13: 17-19); y muy específicamente – dejando a un lado y / o derribando a los ídolos que llenaron la tierra (2 Reyes 23:24). Es como la parte de los votos matrimoniales tradicionales donde cada cónyuge no solo se compromete a estar uno con el otro “para bien o para mal” y “en la enfermedad y la salud”, sino que “abandonando a todos los demás” se comprometen únicamente entre sí. Ese es el tipo de regreso que el Señor exigió.

Ahora, de acuerdo con la Nueva versión de King James, usted pensaría que los incentivos siguen inmediatamente, pero puede que ese no sea el caso. Ver, por ejemplo, el contraste entre NKJV y ESV:

1b … entonces no se moverán 2a Y jurarán: ‘El Señor vive’, en verdad, en juicio y en justicia; (NKJV)

1b … y no vaciles, 2 y si juras: ‘Vive Jehová,’ en verdad, en justicia, y en justicia (ESV)

En el NKJV, en el medio del versículo uno, las condiciones han dado paso a los incentivos; es decir, permanecer en la tierra (entonces no serás movido) y la manifestación de una profesión de fe real y vibrante (y jurarás, ‘El Señor vive’, en verdad, en juicio y en rectitud); mientras que, de acuerdo con la ESV, las condiciones continúan hasta la primera mitad del versículo dos, como si el SEÑOR continuara enfatizando que este retorno era, de hecho, ser real – sin deambular (vs.1b) y con sinceridad (vs.2a). Si este último es realmente el caso, la motivación que se le ofrece a la nación no llega hasta el final del versículo dos, y puede que le sorprenda. Aquí está:

Las naciones se bendecirán en él, y en él se gloriarán. (vs.2b)
Ese es un incentivo interesante, ¿no? Es posible que tenga que volver a leerlo. Asegúrate de obtenerlo porque Dios lo consideró una razón convincente para un verdadero arrepentimiento. Si se cumplieran las condiciones previas de arrepentimiento, Dios sería glorificado por las naciones paganas. No, Israel será exaltado; más bien, los paganos serán felices en Dios y Dios será glorificado. Probablemente la razón sea la siguiente: Dios habría otorgado tales bendiciones de pacto a Judá para que las naciones vieran y abandonaran su falsa adoración, se bendijesen en Él y, habiendo dejado de lado a sus dioses falsos, en Él se gloriarían.

No para regalar el resto del libro de Jeremías, pero Israel no cumplió las condiciones establecidas por el Señor en estos versículos; y así, las naciones no se bendecirán en Yahweh y se gloriarán en él. Aún no. Pero donde Israel, la vid (Salmos 80: 8), falló, Jesús, la vid verdadera (Juan 15: 1), ha tenido éxito. Él conoció todas las condiciones del Antiguo Pacto. Y como resultado de su perfecto trabajo mediador, las naciones -gente de toda tribu, tribu y lengua- se bendicen en Él, viéndose asombrados por la gran gracia de Dios de injertar tales ramas de olivo silvestre en la vid verdadera, y se glorían en un Dios que es tan santo y misericordioso que envió a su Hijo para ser la ofrenda apaciguadora de la ira por sus pecados.

¿Excedido? (Jeremías 3:16-18)

¿Fue la brecha irreparable? ¿La relación era irreconciliable? ¿Habría tenido Israel, para usar el lenguaje del capítulo tres, retrocediendo hasta el punto de no retorno que cualquier promesa previa que Dios había hecho para ellos o cualquier plan futuro que Dios tenía para ellos fue anulada? No según el capítulo tres de Jeremías. En medio de los llamados al arrepentimiento y las promesas de un juicio venidero vino una promesa declarativa de restauración futura.

Escuche algunas de las promesas que hizo Dios. Él dijo:

“Entonces sucederá que cuando te multipliques y aumentes en la tierra en aquellos días”, dice el Señor, “no dirán más: ‘El arca del pacto del Señor’. No vendrá a mente, ni lo recordarán, ni lo visitarán, ni se hará más “(vs.16).

Dios prometió que en un tiempo futuro (luego se cumplirá), cuando los hijos de Israel que se echan atrás se hayan arrepentido y hayan regresado (vs.13, 14), que se multiplicarían y aumentarían en la tierra. Entonces, aunque Babilonia venía y el exilio era inevitable, el exilio no era el destino final de Israel. Las personas que retornaban serían llevadas de vuelta a Sion (vs.14b), tendrían pastores que las alimentarían con conocimiento y comprensión (vs.15), y ellas, habiendo regresado a la tierra, crecerían y se multiplicarían en la tierra. Pero se pone mejor. El Señor dijo que la gente no diría más, ‘El arca del pacto del Señor.‘ La restauración sería tan grande que la gente no anhelaría el arca del pacto; no se preguntarían si todavía estaba escondido en algún lugar de la tierra, o si había sido destruido, o si un tipo de Indiana Jones podría recuperarlo. En aquellos días ya no buscarían el símbolo de la presencia de Dios porque disfrutarían de la realidad. El SEÑOR dijo:

“En ese momento, Jerusalén se llamará El Trono del Señor, y todas las naciones se reunirán en él, al nombre del Señor, a Jerusalén. Ya no seguirán los dictados de sus corazones malvados” (vs.17).

Esto parece apuntarnos al final de la era; hasta el momento en que el descendiente de David (Jeremías 23: 5a), el Mesías conocido como la “Rama de justicia” (Jeremías 23: 5b), quien sería el Rey que reina, prospera, ejecuta la justicia en la tierra ( Jeremías 23: 5c), y sería llamado por el nombre, “Jehová nuestra justicia” (Jeremías 23: 6b), estaría sentado en el trono de Jerusalén. No es de extrañar por qué en ese momento Jerusalén se llamará El Trono del Señor. Aunque disputado entre los preciosos hermanos creyentes en el Evangelio, parece que la pequeña Jerusalén se convertiría (y se convertiría) en la capital de toda la tierra durante la era del milenio; todas las naciones se reunirán en ella, en el nombre del Señor. En otras palabras, las naciones gentiles no estarán en guerra con Jerusalén en esos días. Más bien dirán: “Vengan, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob” (Isaías 2: 3), y ellos “convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas”. en podaderas “(vs.4a). La presencia del Señor Jesucristo en Jerusalén conducirá a condiciones de paz sobre la tierra. Después de todo, ya no seguirán los dictados de sus corazones malvados.

La pregunta es: ¿dónde están los judíos en todo esto? Algunos argumentarán que Dios, después de las repetidas rebeliones de Israel, y finalmente después del rechazo del Mesías en los días de la primera venida de Jesús, fue hecho restaurando a Israel a sí mismo como nación. Hay muchas razones en el libro de Jeremías para estar en desacuerdo con tal posición, pero esta es una: Dios prometió,

“En aquellos días la casa de Judá caminará con la casa de Israel, y se juntarán de la tierra del norte a la tierra que he dado como herencia a vuestros padres” (vs.18).

En aquellos días, los días en que Jerusalén es llamada el trono de Jehová, y cuando el arca es olvidada, habrá restauración para el pueblo de Israel de múltiples maneras. Sé que es una mirada rápida, pero habrá salvación espiritual y seguridad física: “En sus días, Judá será salvo, e Israel vivirá a salvo” (Jer 23: 6a). Eso es Jeremiah veintitrés, pero ahora de vuelta al capítulo tres. Israel y Judá se reunirán: la casa de Judá caminará con la casa de Israel. La separación entre las doce tribus en dos reinos separados habrá terminado. Ellos se reconciliarán con Dios y con los demás. Y, de la tierra del norte, volverán a la tierra que [Dios] dio como herencia a [sus] padres.

Israel había hecho perversamente y el reino del norte le cayó a los asirios. Judá había tratado con el Señor aún más traicioneramente (Jeremías 3:11) y de la misma manera los babilonios los conquistarían. Pero el corazón de Dios, si se quiere, está en exhibición, no solo en las muchas llamadas a Israel para que regresen, sino también en la promesa de que algún día lo harían. A través de la promesa del Nuevo Pacto que aún debe ser revelada en este libro (Jeremías 31: 31-34), Dios prometió restaurar “la casa de Israel” y “la casa de Judá” y lograr una salvación que cree en el Evangelio a nivel nacional. que Israel nunca ha sabido Y como resultado, serían restaurados a la tierra y se reconciliarían entre sí, con las naciones y con el Rey que está sentado en el trono en Jerusalén.

El Dios que se acuerda (Jeremías 2:1-3)

Habiendo visto el llamado del profeta en el capítulo uno, nuestra atención ahora está dirigida hacia el mensaje del profeta en el capítulo dos. Jeremías comenzó escribiendo: “Además, la palabra de Jehová vino a mí, diciendo …” (vs.1). El mensaje que sigue, el primer enunciado profético que leemos de la recepción de Jeremías, continúa hasta el comienzo del siguiente capítulo (2: 1-3: 5). Pero antes de que Jeremías recibiera las palabras que debía hablar, el SEÑOR le dijo qué hacer y dónde hacerlo: “Ve y grita al oír a Jerusalén, diciendo …” (vs.2a). No Anathoth, sino Jerusalén. No es un pueblo pequeño, sino una ciudad capital. Cualquiera que sea la reticencia de hablar en público y predicar que tenía Jeremías (véase Jeremías 1: 6), estaba a punto de ser confrontado de frente. Este mensaje debía ser escuchado por las masas judías; de ahí la expresión: “... clama a oídos de Jerusalén“. La buena noticia para Jeremías fue que no solo tenía un imperativo sino una promesa de la presencia de Dios: “hábleles de todo lo que les ordeno … porque estoy con ustedes …” (vs.17a, 19b). El cristiano puede relacionarse, él o ella tiene casi el mismo imperativo y promesa (Mt. 28: 19,20), pero con un anuncio mucho mayor.

Cuando Jeremías llegó a Jerusalén, habiendo viajado probablemente desde Anatot, debía proclamar: “Así dice el SEÑOR: ‘Me acuerdo de ti, de la bondad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando me seguiste en el desierto, en una tierra no sembrada” (vs.2b). Las imágenes y el lenguaje son sorprendentes porque son tan sentidas y sinceras. Como un esposo desconsolado recordando el afecto pasado de su esposa infiel, así que el Señor recordó, si quiere, lo que Él e Israel alguna vez tuvieron. “La bondad de tu juventud” probablemente se refiere a la salida de Israel de Egipto (Oseas 2:15). “El amor de tu compromiso” probablemente se refiere a la entrega de la Ley mosaica en el Monte Sinaí (Éxodo 24: 8). Y la descripción de que “Israel fue tras [el SEÑOR] en el desierto, en una tierra no sembrada” probablemente se refiere a la forma en que Israel siguió al SEÑOR en, en ya pesar del yermo desierto (Deuteronomio 32:10). El punto es: Dios recordó esos tiempos; Él no los había olvidado. Y aunque una simple lectura de Éxodo y Números recordaría al lector rápidamente que la relación distaba mucho de ser perfecta, la idea es que era mucho mejor de lo que estaba sucediendo en el tiempo de Jeremías y que no había sido descartada de la memoria de Dios.

Esos “días mejores” se representan aún más cuando el SEÑOR dijo: “Israel era santidad para Jehová” (vs.3a). Así como el sumo sacerdote llevaba esa inscripción (“santidad al SEÑOR”) en la placa de oro colocada en el área de la frente de su turbante como una declaración emblemática de su consagración (Éxodo 28:36), Israel estaba especialmente consagrado a la servicio del SEÑOR Israel también fue descrito como “los primeros frutos de Su aumento” (vs.3b). Salvíficamente hablando, Israel iba a ser el primer fruto de una cosecha mucho mayor; a saber, gentiles de cada familia, tribu y lengua. Tales preciados privilegios se extendieron aún más. El Señor dijo: “Todos los que lo devoran ofenderán; el desastre vendrá sobre ellos” (vs.3c). Los egipcios, los amorreos y los amalecitas podían decir “amén” a eso. Ellos conocían esa realidad de primera mano. Ellos ofendieron y el Señor celosamente protegió y vengó a su pueblo. Qué posición privilegiada disfrutaba Israel. Qué posición privilegiada la gente había dejado atrás y dejado de lado, un punto que se desarrolla más en los siguientes versículos.

Quizás una de las mejores aplicaciones de estos versículos sería algo como esto: (reflejándose en el versículo dos) ¿No lo odiarías si Dios pudiera decir algo sobre ti? Si Él pudiera decirte, “Recuerdo cómo las cosas solían ser entre nosotros …” Puede que no sea así. Sí, como cristiano, presumiendo que usted es, usted y yo disfrutamos de la seguridad del Nuevo Pacto de nuestra unión con Cristo, y podemos descansar en tener paz con Dios y el perdón de nuestros pecados, pero esa realidad posicional no debe conducir a la complacencia relacional. Acercarse es la mejor protección contra la deriva. Mantener la vista en el texto de las Escrituras día tras día es una gran manera de combatir el olvido de la caída. Tenemos tan pocos recuerdos y necesitamos recordatorios continuos del amor de Dios, la cruz de Cristo y la locura de alejarse de ella.

Consideremos, entonces, la relación que disfrutamos y los recuerdos que hacemos con nuestro Dios, viendo cómo Él no olvida esos momentos (véase Jeremías 2: 2). Qué sorprendente es para un ser humano el poder decir lo siguiente sobre la relación del Evangelio que disfruta con su Dios, incluso si nos volvemos olvidadizos Él permanece atento.

Supuestas contradicciones bíblicas – ¿Debemos robar? (Ex 20:15, 19:13, Ex 12: 35-36)

Al leer la pregunta en el título que probablemente pensó inmediatamente – “Eso es fácil. ¡Por supuesto no!’ Y usted sería correcto en esa suposición. Sea como sea, hay algunos que afirman que la Biblia se contradice sobre este tema. Argumentan que el mismo Dios que ordena a la gente no robar alentó a los israelitas a robar en el Antiguo Testamento. Echemos un vistazo a los versículos que usan y veamos lo que está pasando. Primero, aquí hay dos textos del Antiguo Testamento que instruyeron a los hijos de Israel a no robar:

Leer más

¿Dios juzgó mal lo que Israel haría? (Jer 3: 6-7)

6 Y Jehová me dijo también en los días del rey Josías: ¿Has visto lo que Israel ha hecho? Ella ha subido en cada montaña alta y debajo de cada árbol verde, y allí jugó a la ramera. 7 Y dije, después de haber hecho todas estas cosas: “Vuelve a mí”, pero ella no regresó. Y su hermana traicionera Judá lo vio. (Jer 3: 6-7 NKJV)

6 El Señor me dijo en los días del rey Josías: “¿Has visto lo que ella hizo, Israel, que subió sobre todo monte alto y bajo todo árbol verde, y allí jugó la puta? 7 Y pensé: Después de haber hecho todo esto, ella volverá a mí, pero ella no regresó, y su hermana traicionera Judá lo vio. (Jer 3:6-7 ESV)

La razón por la cual hay dos citas en verso de dos traducciones diferentes arriba es para que puedas ver el tema que los teísos abiertos plantean con este pasaje. Si usted abre su Biblia King James, o su Biblia King James, y lee el pasaje, podría preguntarse: “¿Dónde está la controversia?” Si, sin embargo, usted leyera la ESV, la NASB o la NVI, lo vería claramente En el versículo 7. El teísta abierto ve un versículo que cita a Dios diciendo: “Pensé: ‘Después de haber hecho todo esto ella volverá a mí’, pero ella no regresó … ‘” y concluyen que Dios hizo lo mejor Podría hacer con la información que tenía pero estaba equivocado. Una vez más, como en otras ocasiones, nos presentan dos opciones. Dejando a un lado la diferencia traslacional, si tomamos la traducción del ESV al valor nominal (que es una traducción legítima del texto) o bien Dios cometió un error o estaba hablando en lenguaje antropomórfico para hacer un punto específico. Piense en la primera opción – es el equivalente de decir ‘Dios hizo un oops.’ Miró la evidencia, llegó a una conclusión, y se sorprendió al descubrir Su infinita sabiduría (Sal 147: 5) tenía límites. Tal evaluación contradiría la Escritura, interpretaría mal el texto y representaría mal a Dios.

Leer más

© 2017, Life in Christ Ministries INC. | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS