Restaurador. Observe cómo empieza el capítulo: “Entonces Abram subió de Egipto, él y su esposa, y todo lo que tenía, y Lot con él, al Sur” (vs.1). Y así los días tristes de la conducta no creyente, mentirosa y autoprotegida que le valió a Abram una reprimenda de un rey impío estaban detrás de él. Curiosamente, es como si la geografía refuerza esa idea. Después de todo, Abram se fue – ahora observe cómo el texto describe el lugar – “al lugar donde había estado su tienda al principio” (v.3b) y “al lugar del altar que había hecho allí al principio” (Vs.4a). En versos consecutivos que se especifica. Estos recuerdos históricos nos llevan de vuelta a Génesis 12: 8 – el lugar donde Abram construyó un altar y adoró al SEÑOR antes de ir a Egipto. En cierto sentido, sí, era “de vuelta a la primera”. Pero también es como si Abram estuviera empezando de nuevo desde que regresó al lugar donde estaba antes de que fracasara. Aunque vacilaba, seguiría siendo «el padre de los fieles». Una caída espiritual en Egipto no envió a Abram a la jubilación anticipada. Podríamos decir que aquí en Génesis 13 tenemos una especie de indicio de lo que veríamos tan vívidamente más adelante en la historia redentora en la vida de Pedro – Dios es un restaurador. Aunque el pecado es serio, no separa indefinidamente a un creyente de su utilidad. Pedro, por ejemplo, fue llamado a fortalecer a sus hermanos y alimentar al rebaño después de sus tres negaciones (Lc 22:32, Jn 20: 15-17). Así que hay buenas noticias para fracasos como Abram, Pedro y nosotros – Dios es un restaurador. Él puede restaurar los años (Joel 2: 25-26), las naciones (Jeremías 30:17), la alegría (Salmo 52:12), y todas las cosas (Hechos 3: 19-21, Rev. 21: 1-5 ) – incluyendo patriotas vacilantes y santos que tropiezan.

Confiable. El tema que predominantemente llevó a los acontecimientos de este capítulo centrado en torno a la lucha que estaba ocurriendo entre los pastores de Abram y los pastores de Lot (Génesis 13: 7). Tanto Abram como Lot tenían muchas posesiones, mucho ganado, y la tierra no era capaz de apoyar a ambos grupos (vs.5-6). Algo había que hacer. Abram se puso de pie y desempeñó el papel de pacificador porque, yo diría, él sabía que Dios era digno de confianza. Aunque no se nos dice lo que exactamente pasó por la mente de Abram, habiendo recibido una promesa de tierra en el capítulo anterior (12: 1,7), suplicó a Lot que no hubiera conflicto entre sus respectivos pastores y le dijo a Lot Para escoger cualquier área de tierra que quisiera (Gén. 13: 8-9). Si Lot escogiera la tierra a la derecha, Abram tomaría la tierra a la izquierda; Si Lot eligiera la tierra a la izquierda, Abram tomaría la tierra a la derecha. Esto es muy diferente del lapso de fe de Abram en Egipto. Aquí no estaba tomando las cosas en sus propias manos. Si caminaba hacia la derecha o hacia la izquierda creo que pensó: Dios cumplirá su promesa. De hecho, en un acto de gracia, después de que Lot escogió su porción de tierra (13: 10-13), el relato de Génesis registra que Dios habló a Abram y confirmó la promesa (v.14-15). Dios le dijo a Abraham que mirara sobre la tierra – hacia el norte, sur, este y oeste (v.14), para recorrer su ancho y ancho (vs.17), y, como si fuera, vea la promesa desde lejos. Esta era la seguridad divina de una herencia asegurada. Es como si el texto rápidamente validara la confianza de Abram y recordara al lector la confiabilidad de Dios. Sin duda, Abram se sintió así porque, al mover su tienda y morar en los árboles de Mamre, construyó un altar para adorar al Señor tranquilizador, cuyas promesas son dignas de confianza porque Él es.

Perspectiva adecuada Bringer. Así como el lector comienza a echar un vistazo a lo que Lot vio – “toda la llanura del Jordán … estaba bien regada por todas partes …” (Génesis 13: 10a), y justo antes de que esa área sea descrita como “como El jardín de Jehová, como la tierra de Egipto, cuando vas hacia Zoar “(versículo 10c), se nos dice que la tierra era así” antes que Jehová destruyera a Sodoma ya Gomorra “(versículo 10b). Es como si el texto fijara la vista de Lot en el contexto de la previsión literaria y de la retrospectiva histórica redentora. Es como si Dios estuviera proporcionando perspectiva. Lo que Lot veía era hermoso, pero era transitorio y temporal. Hagamos bien en recordar que este mundo, junto con sus concupiscencias están pasando (1 Jn 2, 17a, 1 Corintios 7:31), y así, en vez de fijar nuestros ojos en lo fugaz, nosotros, (2 Corintios 4:18), viendo las promesas de lejos (Heb 11:13), poniendo nuestros corazones sobre las cosas de arriba (Colosenses 3: 1-2), Esperando a un Salvador que viene (Filipenses 3: 20-21), y, como Abraham, mirando hacia una ciudad cuyo constructor y creador es Dios (Heb 11:10). Y para que no nos desanimemos por nuestros cortos recuerdos, la Biblia está repleta de recordatorios de verso tras verso que demuestran cómo Dios se demuestra a sí mismo como el último portador de la perspectiva correcta.

La mayor variable en la toma de decisiones. Ahora bien, concedido esto puede no ser un atributo en el mismo sentido que otros, pero, en virtud de que Dios es, no obstante es cierto, y que la realidad se ve implícitamente en este capítulo. Es interesante contrastar los procesos de toma de decisiones tanto de Lot como de Abram. Abram vio que no era correcto ni prudente que los respectivos pastores de él y de Lot tuvieran conflictos, y esencialmente se lanzó ante la soberanía de Dios dejando que Lot decidiera qué área de tierra quería. Para Lot, sin embargo, era una historia diferente. En el versículo 10 se nos dice: “Y Lot alzó sus ojos y vio toda la llanura del Jordán, que estaba bien regada por todas partes (delante de Jehová destruyó a Sodoma y Gomorra) como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto, Ve hacia Zoar. “Ahora no se nos dice que Lot hizo algo malo. Pero se nos dice en el versículo doce que puso su tienda hacia Sodoma – una elección que tendría consecuencias nefastas para el caminar espiritual tanto de él como de su familia. La diferencia esencial entre la elección de Abram y Lot parece ser que la elección de Abram fue por la fe y la de Lot fue por la vista. Aunque no es explícito, es razonable asumir que Dios fue la variable más grande en la decisión de Abram, mientras que no hay indicios de que Dios tomó en cuenta la elección de Lot. Esta narración puede recordarnos que el camino de la sabiduría nos llama a confiar en el Señor con todo nuestro corazón ya no apoyarnos en nuestro propio entendimiento (Prov. 3: 6), y que parte fundacional comienza con el reconocimiento de Dios como la variable más grande en el proceso de toma de decisión.

El Generador Providencial de la Obediencia. Creo que es interesante considerar que Dios llamó a Abram para separarse de su parentela (Génesis 12: 1), sin embargo, como se relaciona con Lot, Abram, por cualquier razón, no lo hizo. Sin embargo, en el capítulo trece, la lucha entre Abram y los pastores de Lot provocó una separación (Génesis 13:12). Ahora bien, aunque no se nos dicen las intenciones detrás de la mano invisible de la providencia de Dios en este asunto, vale la pena considerar la forma en que Dios providencialmente engendra obediencia en la vida de Su pueblo. Lo que era abiertamente sobrenatural en la vida del profeta Jonás, es decir, cómo Dios usó una tormenta y un gran pez para engendrar la obediencia de la cual Jonah había huido, es a menudo silenciosamente providencial en la vida de un creyente del Nuevo Testamento. Puede suceder en la forma de una auditoría del IRS, un incrédulo romper con un creyente de yugo desigual, un golpe en la puerta que garantiza tanto una proclamación y clarificación del Evangelio, y mucho más. Al final del día, la forma en que Dios providencialmente pone a Sus hijos en posiciones para obedecerle – o para dejar de desobedecerlo – habla, creo, a su paternidad cercana, paciente, amable y amorosa.